Formas (infinitas) de hacer el Camino de Santiago. Esta es una modesta reflexión sobre la multitud de maneras que existen de hacer el Camino. Casi todas nos parecen aceptables siempre que se hagan desde el respeto y si no es mucho pedir, algo de criterio. Incluso las más cuestionadas o «arriesgadas». Se nos viene a la cabeza el utilizar un medio de transporte, muy, muy cuestionado. Pero no es lo mismo como nos suele recordar nuestro buen amigo orensano, Juarcar, la tradición gallega de peregrinar a multitud de templos San Andrés de Teixido sin preocuparse de la forma empleada para llegar allí (andando, a caballo o en carro en su día, en coche desde hace décadas) que hacerlo en coche haciendose pasar frivolamente por caminante. Lo importante es venerar al santo o santa del lugar y el resto de circunstancias, como si se ha utilizado transporte, es secundario.

Esa bonita costumbre gallega no es comparable en absoluto a peregrinar en coche y de paso utilizar los albergues destinados a peregrinos lo que puede implicar que alguno de los que van caminando se queden sin sitio para pernoctar.

Cada peregrinación es única y respetable:

Pero también es cierto que deberíamos aplicar algo de rigor y no poner en el mismo plano, el hacerlo caminando, que en bicicleta, que en patinete eléctrico o utilizar un autobús, tren o coche particular. Son las muchas formas de hacer el Camino de Santiago.

Como tampoco es lo mismo, hacer el Camino sin condicionar al resto de peregrinos, que ciertas nuevas fórmulas (con animales que no están preparados, más pendientes de comer o beber que de un viaje interior profundo, con todo reservado por una agencia y sin empaparse lo más mínimo de la esencia del Camino) que pueden condicionar la peregrinación de los demás.

Cuando nos pongamos muy exquisitos sobre lo que tiene sentido en el Camino y lo que no, podemos ver este video que acompaña a la noticia en el que aparece una mujer asiática caminando con cierta dificultad. Le quedaban unos 10 km para llegar a Santiago. No sabemos desde donde empezó su Camino pero sí que nadie es quien para decirle que su viaje a Santiago tiene menos valor por haber empezado en Sarria o más cerca de la capital gallega. O por no llevar una mochila con 15 kg que sería casi la mitad de lo que pesa la buena mujer. Era sumamente emotivo verla avanzar con toda la determinación, bajo la lluvia, en dirección a la Plaza del Obradoiro.

Te recordamos que Pilgrino te ofrece diversos acompañamientos en el Camino Francés y en el Camino del Norte. Aquí los puedes consultar:

Camino de Santiago de lujo

Camino de Santiago del norte

El Camino de Santiago en grupo

la etapa mas bonita del Camino de Santiago