Son las enseñanzas del Camino de Santiago y el coronavirus ¿Cuantas veces no nos hemos planteado que al llegar a nuestras casas después de hacer el Camino nos provoca desasosiego abandonar la vida sencilla (centrada en alimentarnos, no pasar frío y dormir) que hemos disfrutado hasta entonces? Pues ya tenemos a toda Italia y España (los países con más peregrinos y donde se ubican la mayor parte de las dos grandes rutas de peregrinación para todos los públicos: el Camino de Santiago y la Vía Francigena) inmersos en el Camino de Santiago pero sin caminar. ¿Qué es el Camino sino un glorioso presente en el que nos vamos desprendiendo de tantas costumbres alienantes de occidente (redes sociales, plataformas de televisión, comida basura, vida inactiva, desconexión de la naturaleza, falta de empatía)? Algunos peregrinos consiguen desconectar y otros apenas, también es cierto.

¿No es bien cierto que en el Camino aprendemos a valorar lo básico (un trozo de pan, un colchón sencillo, una ducha caliente, una sopa, una charla sosegada)? Pues toma Camino para unos días a partir de ahora en Italia y España y puede que en muchos sitios de occidente.

¿Acaso no nos dedicamos a fomentar algunos en el Camino, el respeto, la solidaridad o la empatía?

Pues habrá que aplicarse a base de bien al respecto y renunciar a las exigencias y faltas de adaptación tan propias de algunos «no peregrinos» en los últimos tiempos. Cuanto duele leer tantos comentarios críticos hacia albergues u hospitaleros sin saber gran cosa de ellos y sus circunstancias. O hacia peregrinos por hacer el Camino a «su manera».

Esta ausencia de juicio o crítica acompañada con rigor por parte de las administraciones para poner control es la que debería predominar en el Camino y ahora en nuestra nueva vida. Por eso apostamos por no incluir juicios y opiones de los establecimientos que recomendamos como las que aparecen en Nájera.

Solo nos privaremos este tiempo de socializar y no del todo ya que podremos utilizar las llamadas, las videollamadas y la escritura para comunicarnos. En cuanto sea posible, volveremos a las enseñanzas del Camino de Santiago y el coronavirus. A los abrazos con historias tan lindas como este Camino de Santiago a base de abrazos, besos y demás muestras de afecto muy propias también de la ruta. Mientras tanto, cautela, mucha higiene y vida sencilla, respetuosa y solidaria como en el Camino de Santiago.

Te recordamos que Pilgrino te ofrece diversos acompañamientos en el Camino Francés y en el Camino del Norte. También te podemos ayudar a diseñar tu Kumano Kodo y la Vía Francígena. Aquí los puedes consultar:

Camino de Santiago de lujo

Camino de Santiago del norte

El Camino de Santiago en grupo

la etapa mas bonita del Camino de Santiago